ὦ βουλή

Inspira’m musa… i fes fluir les paraules a este paradís clàssic virtual…

Si els déus de l’Olimp ens assisteixen, i farem les ofrenes i sacrificis necessaris per tal d’aconseguir-ho, aquest grapat de clàssics sense remeï ens farem un lloquet a l’univers virtual.

Volem compartir amb tots els amants dels móns hel·lènic i romà, de la seua llengua i costums, les nostres vivències com a filòlegs, les notícies d’actualitat, l’agenda i tot el que tingam a l’abast i que ens acoste, a poc a poc, a aquell meravellós món d’herois i llegendes, de poetes i filòsofs, a aquell món clàssic que com un imant ens atrau inevitablement...

Si voleu entrar... sereu benvinguts!

Χαρε!!

Ave!!

sábado, 4 de octubre de 2008

PRIMERES PASSES EN LLATÍ...

Arma virumque cano, Troiae qui primus ab oris
Italiam fato profugus Laviniaque venit
litora, multum ille et terris iactatus et alto
vi superum, saevae memorem Iunonis ob iram,
multa quoque et bello passus, dum conderet urbem
inferretque deos Latio; genus unde Latinum
Albanique patres atque altae moenia Romae.
Musa, mihi causas memora, quo numine laeso
quidve dolens regina deum tot volvere casus
insignem pietate virum, tot adire labores
impulerit. tantaene animis caelestibus irae?

Canto las hazañas y al héroe que, primero, desde las costas de Troya,

prófugo por el destino, arribó a Italia y a las costas de Lavinia,

muy zarandeado aquél por tierra y mar

por la violencia de los dioses, por causa de la rencorosa ira de Juno,

y que sufrió mucho también en la guerra, hasta fundar la ciudad

e introducir sus dioses en el Lacio: de donde proceden la estirpe latina

y los padres albanos y las murallas de la altiva Roma.

Musa, recuérdame los antecedentes: por qué divinidad herida

o resentida en qué la reina de los dioses empujó a arrostrar tantos

azares a un héroe destacado por su piedad, y a afrontar tantos

sufrimientos. ¿Tan grandes son las iras de los espíritus celestes?

Encara que llunyans en el temps, Homer i Virgili cantàren les gestes dels herois grecs i troians. És per això que, en estes primeres passes del nostre camí blogger, no voliem deixar passar l'oportunitat de deixar-vos els primers versos del gran poema èpic escrit en llatí, L'Eneida de Virgili. Us convidem, com en el cas d'Homer, a que ens feu partíceps de quins són els versos que més us agraden de l'obra, els passatges que més us emocionen... i entre tots, entrarem una mica més en contacte amb l'antiguitat.

8 comentarios:

Atlas dijo...

Bien, quiero participar también de esta bonita entrada.
Este fragmento es realmente bonito, sobretodo el final... aquí el espectro de Creusa se despide de su marido Eneas:

Buscando y corriendo sin parar entre los edificios, se presentó ante mis ojos la sombra de la misma Creúsa,su figura infeliz, una imagen mayor que la que tenía.

Me quedé parado, se erizó mi cabello y la voz se clavó en mi garganta. Entonces habló así y con estas palabras me liberó de cuidado:

“Por qué te empeñas en entregarte a un dolor insano, oh dulce esposo mío? No ocurren estas cosas sin que medie la voluntad divina; ni te ha sido dado el llevar a Creúsa contigo, ni así lo consiente el que reina en el Olimpo soberano. Te espera un largo exilio y arar la vasta llanura del mar, y llegarás a la tierra de Hesperia donde el lidio Tiber fluye con suave corriente entre los fértiles campos de los hombres. Allí te irán bien las cosas y tendrás un reino y una esposa real; guarda las lágrimas por tu querida Creúsa. No veré yo la patria orgullosa de los mirmídones o de los dólopes, ni marcharé a servir a las matronas griegas, nuera que soy de la divina Venus y Dardánida; me deja en estos lugares la gran madre de los dioses. Adiós ahora, y guarda el amor de nuestro común hijo.”

Luego me dijo esto, me abandonó llorando y queriendo hablar aún mucho, y desapareció hacia las auras sutiles.

Tres veces intenté poner mis brazos en torno a su cuello, tres veces huyó de mis manos su imagen en vano abrazada, como el viento ligera y en todo semejante al sueño fugitivo.

Aquí os lo dejo en latín:
quaerenti et tectis urbis sine fine ruenti
infelix simulacrum atque ipsius umbra Creusae
uisa mihi ante oculos et nota maior imago.
obstipui, steteruntque comae et uox faucibus haesit.
tum sic adfari et curas his demere dictis:
'quid tantum insano iuuat indulgere dolori,
o dulcis coniunx? non haec sine numine diuum
eueniunt; nec te comitem hinc portare Creusam
fas, aut ille sinit superi regnator Olympi.
longa tibi exsilia et uastum maris aequor arandum,
et terram Hesperiam uenies, ubi Lydius arua
inter opima uirum leni fluit agmine Thybris.
illic res laetae regnumque et regia coniunx
parta tibi; lacrimas dilectae pelle Creusae.
non ego Myrmidonum sedes Dolopumue superbas
aspiciam aut Grais seruitum matribus ibo,
Dardanis et diuae Veneris nurus;
sed me magna deum genetrix his detinet oris.
iamque uale et nati serua communis amorem.'
haec ubi dicta dedit, lacrimantem et multa uolentem
dicere deseruit, tenuisque recessit in auras.
ter conatus ibi collo dare bracchia circum;
ter frustra comprensa manus effugit imago,
par leuibus uentis uolucrique simillima somno.

Vergili Maronis, Aeneid; Liber II (771-794)

Mab dijo...

Bé... doncs jo li vull dedicar un fragment a una abelleta que vola per l'aire...

La primera cita és de la pel·lícula SON DE MAR, de Bigas Luna. I en paraules d'Ulises diu així:

"Del profundo mar en calma,salen dos serpientes de inmensas espirales, por encima de las olas levantan su cresta y su pecho...mientras el resto de su cuerpo se desarrolla a flor de agua. Una de ellas,ahora me aprisiona en medio de dos vueltas...y me oprime,con el doble anillo de su amor...y yo intento romper su nudo..."

Però el text en qüestió pertany al llibre II de l'Eneida (203-229), i diu així.. en llatí i en castellà:

"Y mira por dónde (me muero al contarlo), dos grandes serpientes
se lanzan al mar desde Ténedos por la quieta llanura
con curvas inmensas y buscan la costa ala vez;
sus pechos se levantan entre las olas y con crestas
de sangre asoman en el agua, el resto se dibuja
en el mar y retuerce sus lomos enormes en un torbellino.
Suena el silbido en la sal espumante, y ya a tierra llegaban
e inyectados en sangre y en fuego sus ojos ardientes,
sacudían sus bocas silbantes vibrando las lenguas.
Escapamos exangües ante la visión. Aquéllas en ruta certera
buscan a Laocoonte, y primero rodean con su abrazo
los pequeños cuerpos de sus dos hijos y a mordiscos devoran
sus pobres miembros; se abalanzan después sobre aquel
que acudía en su ayuda con las flechas y abrazan
su cuerpo en monstruosos anillos, y ya en dos vueltas
lo tienen agarrado rodeándole el cuello con sus cuerpos de escamas,
y sacan por encima la cabeza y las altas cervices.
Él trata a la vez con las manos de deshacer los nudos,
con las cintas manchadas de sangre seca y negro veneno,
a la vez lanza al cielo sus gritos horrendos,
como los mugidos cuando el toro escapa herido del ara
sacudiendo de su cerviz el hacha que erró el golpe.
Se escapan luego los dragones gemelos hacia el alto santuario
y buscan el alcázar de la cruel Tritónide
ya los pies de la diosa, bajo el círculo de su escudo, se esconden.
Entonces fue cuando un nuevo pavor se asoma a los pechos
temblorosos de todos y se dice que Laocoonte había pagado su crimen."


"ecce autem gemini a Tenedo tranquilla per alta
(horresco referens) immensis orbibus angues
incumbunt pelago pariterque ad litora tendunt;
pectora quorum inter fluctus arrecta iubaeque
sanguineae superant undas, pars cetera pontum
pone legit sinuatque immensa volumine terga.
fit sonitus spumante salo; iamque arva tenebant
ardentisque oculos suffecti sanguine et igni
sibila lambebant linguis vibrantibus ora.
diffugimus visu exsangues. illi agmine certo
Laocoonta petunt; et primum parva duorum
corpora natorum serpens amplexus uterque
implicat et miseros morsu depascitur artus;
post ipsum auxilio subeuntem ac tela ferentem
corripiunt spirisque ligant ingentibus; et iam
bis medium amplexi, bis collo squamea circum
terga dati superant capite et cervicibus altis.
ille simul manibus tendit divellere nodos
perfusus sanie vittas atroque veneno,
clamores simul horrendos ad sidera tollit:
qualis mugitus, fugit cum saucius aram
taurus et incertam excussit cervice securim.
at gemini lapsu delubra ad summa dracones
effugiunt saevaeque petunt Tritonidis arcem,
sub pedibusque deae clipeique sub orbe teguntur.
tum vero tremefacta novus per pectora cunctis
insinuat pavor, et scelus expendisse merentem
Laocoonta ferunt, sacrum qui cuspide robur
laeserit et tergo sceleratam intorserit hastam"

demens dijo...

Wenas¡¡ yo quiero poner un parrafito de la Eneida que recuerdo que cuando lo leí me impactó por su tenebrismo y tristeza.Allá van:

Continuo auditae uoces uagitus et ingens
infantumque animae flentes, in limine primo
quos dulcis uitae exsortis et ab ubere raptos
abstulit atra dies et funere mersit acerbo;
hos iuxta falso damnati crimine mortis.


De pronto se escucharon voces y un gran gemido
y ánimas de niños llorando, en el umbral justo,
a quienes, sin gozar de la dulce vida y arrancados del seno
los robó el negro día y los sepultó en amarga muerte;
junto a ellos, los condenados a muerte sin motivo


Pone los pelos de punta....

besossss

Mab dijo...

Qué diferentes son las despedidas de Héctor y Andrómaca y Eneas y Creusa, no?

Andrómaca llega incluso a rogar al héroe que no vaya a luchar con Aquiles,porque intuye el terrible final que le espera, tanto a él, como a ella misma y a su hijo.

En cambio Creusa sabe que Eneas está destinado a realizar algo grande... y sus palabras son de ánimo, no de tristeza.

¿Pensáis que Virgilio lo hizo conscientemente? ¿Provocó una despedida entre el héroe y su esposa para componerla en un tono que contrastara con el de la Ilíada?

demens dijo...

wenas¡ yo creo que no es que intentara una oposición a la Iliada, sino que la función (llamemos lo así) es diferente en la Eneida. Porque como sabemos La Eneida sigue un destino y un objetivo , en eso centra la obra y todo cuanto le rodea debe ser propicio; mientras que la Iliada habla de una guerra y los sentimientos son diferentes, además que el destino de Héctor es bastante diferente al de Eneas todo sea dicho XD. Pero bueno también puede ser que lo hiciera todo intencionadamente para crear una ruptura con la anterior.
No se si me explico bien pero es mi opinión.

besosss

Hebe dijo...

Hola a todos/as!

Yo quiero participiar aportando mi granito de arena con un trozo de la Eneida que me encanta. Como no podía ser de otro modo, se refiere a Dido, a la pobre Elisa, en el momento en que se ha arrojado a las llamas de la pira que ella misma ha construído.

"Dijo, y en medio de aquellas palabras sus doncellas la ven caer a impulso del hierro y ven la espada llena de espumosa sangre y sus manos todas ensangrentadas. Inmenso clamor se levanta en todo el palacio; cual bacante, la Fama recorre en un momento toda la aterrada ciudad; retiemblan los edificios con los sollozos y los alaridos de las mujeres; resuena el éter con grandes lamentos, no de otra suerte que si Cartago todo entera o la antigua Tiro se derrumbasen, entregadas al enemigo, y cundiesen furiosas llamas por los hogares de hombres y dioses".

"dixerat, atque illam media inter talia ferro
conlapsam aspiciunt comites, ensemque cruore
spumantem sparsasque manus. it clamor ad alta
atria: concussam bacchatur Fama per urbem.
lamentis gemituque et femineo ululatu
tecta fremunt, resonat magnis plangoribus aether,
non aliter quam si immissis ruat hostibus omnis
Karthago aut antiqua Tyros, flammaeque furentes culmina perque hominum uoluantur perque deorum."

Vergili Maronis, Aeneid; Liber IV (663 - 671)

Me vereis colgar varias cosas sobre la reina de Cartago. Es que últimamente me tiene un poco fascinada.

Atlas dijo...

En efecto, opino como Mab: sus palabras son de ánimo, no de tristeza. En cambio ella sufre una gran tristeza por dentro: me abandonó llorando y queriendo hablar aún mucho. Y aún así, le anima a continuar su camino.
Y ya no es que le diga que está destinado a "algo grande" sinó que directamente se lo dice: "Allí te irán bien las cosas y tendrás un reino y una esposa real"

Es realmente raro ¿No?, el autor ya revela, por medio de Creusa, cual va a ser más o menos el final... ¡Y al principio de la obra!

No sé... Realmente, se diferencia mucho de la intención de Homero al describir la despedida de Héctor.

Joe dijo...

"¿Tan grandes son las iras de los espíritus celestes?"

Una frase brutal, sin duda

Buenísimo colofón