ὦ βουλή

Inspira’m musa… i fes fluir les paraules a este paradís clàssic virtual…

Si els déus de l’Olimp ens assisteixen, i farem les ofrenes i sacrificis necessaris per tal d’aconseguir-ho, aquest grapat de clàssics sense remeï ens farem un lloquet a l’univers virtual.

Volem compartir amb tots els amants dels móns hel·lènic i romà, de la seua llengua i costums, les nostres vivències com a filòlegs, les notícies d’actualitat, l’agenda i tot el que tingam a l’abast i que ens acoste, a poc a poc, a aquell meravellós món d’herois i llegendes, de poetes i filòsofs, a aquell món clàssic que com un imant ens atrau inevitablement...

Si voleu entrar... sereu benvinguts!

Χαρε!!

Ave!!

domingo, 26 de octubre de 2008

EL LATÍN: RAÍZ DE NUESTRA CULTURA



A priori se puede predecir cual es el tema que voy a defender en estas breves líneas. Sí amigos. No estáis equivocados, es el desprecio (sí, llamémoslo así) al latín, esa lengua que muchos de vosotros, los lectores de este artículo, veis como algo inservible y “pasado de moda”. Otros dirán que las ciencias son el futuro y que ayudarán al progreso. No lo niego, es verdad. Pero yo creo que lo primero en esta vida es ser “humanos”, no sé si me entendéis.Vale que ahora no se use para comprar el periódico, vale que no se use para “ligar”, vale que no se use para chatear, vale…, vale…, (Bis), y un millón de “vales”. Pero, eso sí, nadie puede negar que nosotros no seamos los frutos de un gran árbol llamado “el latín”.Esos “frutos” hoy en día pueden hablar un castellano (o lo que es lo mismo, un latín vulgar muy mal hablado) medianamente aceptable y, desgraciadamente, siguen sin aceptar que ventajas tiene estudiar latín. Muchos de estos frutos necesitarán de su currículum vitae para poder trabajar. Pero, claro, ¿y lo inútil que es aprenderse los números romanos? Sí, los números romanos, esos con los que ponemos los siglos, los capítulos de obras literarias, nombres de reyes… Otros tantos ad absurdum ni se plantean que el noventa y tanto por ciento de las palabras que pronuncian durante el día provienen del latín; y, por supuesto, ¿quién se habrá parado a pensar de dónde viene las siglas “P.D.” del final de las cartas? (Partiendo, claro está, de que alguien haya escrito dicha carta). Adivinadlo.

Tal vez el latín sea un poco dificultoso a la hora de memorizar, no lo niego. Pero, ¿qué asignatura realmente no lo es? ¿Es esa la causa de cortar por lo sano? Además, distintos expertos afirman que el latín ayuda a aprender mejor la lengua materna, en este caso, el castellano. A fortiori el latín debería estudiarse más años y no ser el motivo para poner la cara larga al profesor de latín nada más lo ves aparecer por la puerta del aula. Por si fuera poco, el informe Pisa desvela que en Finlandia se obtienen los mejores resultados académicos de toda Europa y, como ya sabéis, el idioma que se habla hoy en día en Finlandia no es una lengua románica, es decir, que no procede del latín y, pese a ello, los finlandeses tienen la opción de estudiar como segunda lengua el latín, entre inglés, francés, español, etc. desde los siete años, cuando en nuestro país se prohíbe el estudio de esta lengua antes de los dieciséis años ¿curioso? Pero, claro, ¿para qué sirve el latín?

No cabe duda de que el latín está siendo exterminado (sí, así como suena); si el árbol, ya bastante corroído, es cortado, no sólo acabaremos matando la raíz de nuestra cultura, sino que también acabaremos con los áureos frutos de éste y estaremos penados a vivir en nuestra propia ignorancia para siempre. En fin, alea iacta est.

Atlas

1 comentario:

Atlas dijo...

Sin duda yo iba a clásicas de cabeza jeje.
Y aquí estoy, en tercero. Realmente hace ya tres años que escribí eso.
¿Creéis que la situación de las clásicas ha mejorado? ¿Que mejorará?

En verdad, ahora han puesto el latín en la E.S.O., que ya es un paso.